¿Qué son las Casas Slow?

Interiorismo Sevilla: Qué son las casas slow

10 Jun ¿Qué son las Casas Slow?

Cuando buscamos tendencias en interiorismo, decoración de interiores y todo lo relacionado con asuntos de estética, decoración y estilo es muy habitual que surjan nuevas palabras o términos para referirse a conceptos o tendencias en concreto. Este es el caso del que hablamos hoy, como es el caso de las Casas Slow.

Si nos ceñimos a la traducción literal del término slow, podremos ver que se tratarían de casas lentas, y en cierto modo tiene que ver. Una Casa Slow es una casa diseñada y sobre todo decorada para que frenes y relajes tu ritmo de vida al llegar a ella. Sostenible, confortable pero sobre todo relajada, esas son las premisas de las Casas Slow. No obstante, hay más tras este término.

El movimiento Slow

Cuando hablamos de Casas Slow estamos haciendo referencia a una corriente cultural que va más allá del interiorismo, ya que el movimiento slow también tiene una influencia en la alimentación, los hábitos y el entorno.

Debido al frenético ritmo que la gran mayoría de la sociedad actual sufre en el día a día el estrés y otros problemas derivados se hacen notar en muchos de nosotros. Un desgaste físico y sobre todo mental que produce una sensación de continuo cansancio y ansiedad.

Frente a esta situación surgió el principal lema del movimiento slow: Tómate las cosas con calma. Y cuando decimos con calma, es relajarse en determinados momentos el día y disfrutar de un estilo de vida más sosegado y que reduzca diametralmente el estrés de cada trabajo.

En temas como la alimentación, las prendas de vestir o algunos elementos de decoración, la filosofía slow apuesta por el consumo preferente de los ingredientes y artículos locales, fomentando la ideología de un comercio justo, respetuoso con el medio ambiente y, en definitiva, más saludable.

Interiorismo Slow

¿Ya tenéis claro el concepto slow? Pues ahora vamos a echar un vistazo a lo que esta corriente aporta al interiorismo en Sevillla, una aportación que se puede resumir a groso modo en una simple regla primordial: Calidad sobre cantidad.

Repasando el hecho de que las viviendas slow deben generar en quienes las habitan la sensación de relajación y desconexión necesaria para frenar su ritmo de vida, es fácil deducir que este tipo de casas crean con su interiorismo espacios agradables donde recargar las pilas.

Esto se consigue a través de los colores, el diseño, la disposición de los elementos, así como sus materiales. Las casas slow son casas luminosas. Siempre que una fuente de luz pueda ser natural será preferible a una artificial. Este tipo de iluminación conforman una conexión con el exterior de la casa, por lo que es un punto muy importante.

Un punto a tener muy en cuenta antes de empezar con la decoración de interiores en una casa slow es que este tipo de viviendas no son nada recargadas, algo que casa perfectamente con la idea de calidad sobre cantidad: Menos es más.

En los colores, se apuesta por tonos igualmente luminosos, claros y que den la sensación de limpieza y relajación. Por su parte en los materiales a elegir en las casas slow, encontraremos el predominio de materiales naturales y reciclados. ¿Por qué? Porque la corriente slow como ya te hemos comentado apuesta por un mundo sostenible.

Interiorismo Sevilla: Qué son las casas slow

Ya entrando en la disposición de los elementos y el diseño, encontraremos formas orgánicas basadas en la disposición de la naturaleza. En este punto, la corriente slow se mezcla con otra tendencia de particular nombre como es la corriente raw, cuyo estilo es usar la madera en bruto.

En definitiva, un espacio de relajación a través de la simpleza y la búsqueda de un entorno natural, que hagan del tiempo que pasemos en nuestro hogar, una delicia.